¡Errores más comunes bajo el sol!

* No utilizar protector solar
* Tomar bebidas alcohólicas mientras se esta expuesta al sol. (Provoca manchas en la piel más fácilmente)
* Exponernos al sol, tras una resaca (¨cruda¨).
* Quedarnos dormidos bajo el sol. (No cuidas tu de exposición al sol)
* No retirar el exceso de sal del cuerpo cuando salimos del mar y nos ponemos bajo el sol. (Genera irritación en tu piel)
* No retocar el protector solar, (Retocar mínimo 4 veces a lo largo del día).
* No hidratar la piel después de largas jornadas bajo el sol. (Usa una buena crema hidratante, antes y después)
* Aplicar bronceador sobre la piel lastimada, es decir con eritema (rojez en la piel).

A tomar el sol…

muaks
Monique Navarro

Exposición Solar

Nadie pone en duda que el sol es imprescindible para que haya vida en la Tierra, al mismo tiempo que todo el mundo asegura que un exceso de sol sin protección puede tener efectos muy nocivos para las personas. La luz solar nos proporciona efectos fisiológicos positivos:

  Estimula la síntesis de vitamina D (la cual previene el raquitismo y la osteoporosis).

  Favorece la circulación sanguínea.

  Actúa en el tratamiento de algunas dermatosis.

Incluso en algunos casos estimula la síntesis de los neurotransmisores cerebrales responsables del estado anímico (quizás por eso se relaciona a los países cálidos con la alegría y la juerga y a los países fríos con la seriedad y la depresión). Pero lo que resulta claro es que actualmente hay que sopesar las ventajas y los inconvenientes que tiene una exposición excesiva al sol sin protección.

 

Las radiaciones solares:

La luz solar se descompone en diversas longitudes de onda, de las cuales tres llegan al planeta Tierra.

TIPOS DE RADIACIONES

Ultravioleta (efecto biológico): según su longitud de onda, podemos distinguir tres grandes zonas de radiaciones ultravioletas:

  UVC: entre 200 y 280 nm. No llegan a la superficie de la Tierra. Son muy peligrosas para el hombre y las absorbe la capa de ozono de la atmósfera.

  UVB: entre 280 y 320 nm. Son muy energéticas y responsables del eritema. Penetran a nivel epidérmico y provocan el bronceado de la piel.

  UVA: entre 320 y 400 nm. Entre el 30 y el 50% de estos rayos llegan a niveles profundos de la dermis y son más perjudiciales que los UVB porque tienen menor energía. Son los responsables del envejecimiento de la piel y del melanoma.

Visible (efecto luminoso): penetran hasta la hipodermis.

Infrarroja (efecto calorífico): penetran hasta la hipodermis y seguramente también provocan vaso dilatación.

 

Factores que influyen en la acción de la exposición solar:

Altitud: la intensidad es más elevada cuanto más grande es la altitud.

Oblicuidad: se recibe diferente intensidad según el ángulo de incidencia sobre la superficie terrestre.

Latitud: en una misma estación hay diferente oblicuidad de los rayos solares.

Clima: las nubes y la humedad absorben las radiaciones.

Superficie: la reflexión de los rayos solares varía según la superficie:

 

Nieve
85%

Arena seca
17%

Agua
5%

Hierba
3%

Asfalto
2%

 

 

¿Qué es el FPS (Factor de Protección Solar)?

El FPS es un número que indica cuál es el múltiplo de tiempo al que se puede exponer la piel protegida para conseguir el mismo efecto eritematoso que se obtendría si no se hubiese aplicado ninguna protección. De esta manera se evita el eritema, en comparación con el mismo tiempo de exposición pero sin la protección del filtro solar.

Por ejemplo: si una persona puede exponerse al sol el primer día 10 minutos sin tener enrojecimiento ni quemaduras, un FPS 15 utilizado adecuadamente la protegerá del sol durante 150 minutos (10×15), aunque no es tan correlativo.

 

 TIEMPO DE EXPOSICIÓN SIN RIESGO (Ejemplo depende del lugar y el foto tipo de piel)FPS (en relación a los filtros UVB)                        Tiempo de exposición sin riesgo
Sin protección                                                         20 minutos
Factor 8                                                                  30 minutos
Factor 30                                                                3Horas
Extremo 40/50+                                                      Hasta 5 horas

 

 

Efectos secundarios del sol:

Aunque el color de la piel bronceada se asimila a la buena salud, el sol puede provocar trastornos, dos tipos de trastornos: los visibles y los invisibles.

Consecuencias visibles

Después de una exposición solar, las quemaduras son los efectos más evidentes, pero hay otros.

Los rayos infrarrojos dan sensación de calor pero no queman.

Los rayos UVA ocasionan el fenómeno de la pigmentación inmediata. Horas más tarde, los rayos UVB causan un eritema actínico. Días más tarde, la capa córnea se agranda y la pigmentación melanítica se intensifica.

Personas que han abusado del sol pueden experimentar, con el tiempo, manchas en la piel, arrugas y cataratas, y a la larga cáncer cutáneo o tumoraciones superficiales.

 

 

Consecuencias invisibles

A largo plazo, los rayos UVB son absorbidos por el ADN y causan alteraciones en el genoma. Los rayos UVA también se absorben y se transforman en radicales libres, que alteran el material genético y saturan los sistemas defensivos de la piel. Por tanto, cuando las exposiciones solares son excesivas y los protectores están desbordados, las células anormales proliferan y acostumbran a formar carcinomas o melanoma.

LAS PERSONAS DE PIEL CLARA TIENEN MÁS RIESGO DE SUFRIR CÁNCER DE PIEL POR LA AUSENCIA RELATIVA DE PIGMENTACIÓN DE LA PIEL.Según distintos estudios clínicos, utilizar un fotoprotector 15 durante los primeros 18 años de vida puede reducir hasta un 78% el riesgo de cáncer cutáneo.

 

Instrucciones para broncearnos correctamente:

Desde que nacemos, todos tenemos una capacidad de adaptación al sol. Éste es nuestro fototipo. Cuanto más pequeña sea esta capacidad (tienen menos las personas de piel clara, o las personas pelirojas), más reducida será la capacidad de resistir el sol.

Por tanto, la respuesta a una misma radiación será diferente según el individuo que la reciba.

 

Fototipo Tipo de piel Reacción solar
Fototipo 1 Piel muy clara. Ojos azules. Pecas. Casi albinos. Eritema intenso. Gran descamación. No se pigmentan.
Fototipo 2 Piel clara. Ojos azules o claros. Pelo rubio o pelirrojo. Reacción eritematosa. Descamación. Ligera pigmentación.
Fototipo 3 Piel blanca (caucasiana). Ojos y pelo castaño. Eritema moderado. Pigmentación suave.
Fototipo 4 Piel mediterránea. Pelo y ojos oscuros. Ligero eritema. Pigmentación fácil.
Fototipo 5 Morena. Tipo India, Sudamérica, indostánicos, gitanos. Eritema imperceptible. Pigmentación fácil e intensa.
Fototipo 6 Piel negra. No hay eritema, pero sí bronceado.

 

Filtros solares:

Muchas veces la radiación solar que llega a la piel es superior a la que ésta puede resistir, por lo que es necesaria una protección adicional. Ésta es la función de los filtros solares, que previenen las quemaduras y los cambios degenerativos de la piel que causan los rayos ultravioleta.

Según cómo actúen, se clasifican en físicos, químicos y biológicos.

  Filtros físicos: son impermeables a la radiación solar y actúan sobre la radiación por reflexión, es decir, que reflejan la luz. Además de los rayos ultravioleta controlan los visibles y el infrarrojo. Podríamos decir que actúan a modo de pantalla, y los más utilizados son: el óxido de zinc, el dióxido de titanio y la mica.

  Filtros químicos: actúan por absorción de la radiación solar ultravioleta. Captan la energía y la transforman en una longitud de onda distinta, inocua para la piel. Los más conocidos son el PABA (ácido para-amino benzoico), el ácido cinámico, el ácido sulfónico, el alcanfor, la benzofenona y el dibenzoilmetano.

  • Otras sustancias protectoras: en las fórmulas de los fotoprotectores también se incluyen principios activos cuyo mecanismo se basa en una actividad antioxidante, secuestradora de electrones o radicales libres, e incluso reparadora de los daños producidos por el sol. Asimismo, tiene una función coadyudante de la actividad fotoprotectora de los otros filtros. En este grupo se encuentran básicamente las vitaminas A, B5, C, E (combinado con la vitamina C potencia la acción de cada una de ellas) y sus derivados. Algunas formulaciones incorporan aceite de sésamo, aguacate, germen de trigo o su fracción insaponificable, y extractos de caléndula, aloe y cáscara sagrada.

En la actualidad, se tiende a combinar en las fórmulas los tres tipos de filtros; de esta forma se consigue una mayor protección, una mejor tolerancia y una mejor textura.

 

Nueva Recomendación solar para el cuidado solar:

Existe una nueva recomendación solar para todos los productos de cuidado solar, su principal objetivo es se utilice el filtro solar adecuado para cada tipo de piel.

 

Como novedad en los envases solares aparecen unos nuevos pictogramas con unas recomendaciones; Tres de los cuales ser refieren a la protección personal del sol.

 

 

 

Evite la exposición solar excesiva en las horas críticas

 

º                      Manténgase bien cubierto, lleve sombrero o gorra, camiseta y gafas de sol

 

.Evite que los bebés y niños de corta edad se expongan al sol
Evitar la radiación ultravioleta es de la máxima importancia para los niños. Cuanto más tiempo un bebé o niño se exponga a las radiaciones ultravioletas, mayor es su riesgo de contraer más tarde un cáncer de piel. Por lo tanto, lo mejor es que los niños y bebés no se expongan para nada al sol directo.
Por otra parte existe un pictograma que recomienda una utilización correcta de los protectores solares.

¡Utilice correctamente los productos de protección solar!
Es importante saber que los productos fotoprotectores sólo cumplen plenamente su función si se emplean en cantidades suficientes: para protegerse el cuerpo, un adulto de talla media necesita aplicarse una cantidad de 35 gramos de producto fotoprotector. Esta cantidad equivale a unas seis buenas cucharadas de café. Actualmente los consumidores suelen aplicarse la mitad de esta cantidad, lo cual reduce la protección en incluso más de la mitad.

 

 

 

 

Se recomienda clasificar los productos solares en 4 categorías:

 

  1. Protección baja: incluye SPF 6 y 10
  2. Protección media: incluye SPF 15, 20 Y 25
  3. Protección alta: incluye SPF 30 Y 50
  4. Protección muy alta: incluye SPF 50+ , esta última categoría incluye todos aquellos productos cuyo SPF es igual o superior a 60.

 

La radiación UVB es la causante de las quemaduras solares, mientras que la UVA provoca el envejecimiento prematuro de la piel así como interferencias con el sistema inmunitario humano. El denominado “factor de protección SPF” hace sólo referencia a los niveles de quemadura solar (UVB). Los productos de protección solar que únicamente ofrecen protección UV-B pueden dar una falsa sensación de seguridad, ya que dejan que la peligrosa radiación UV-A llegue hasta la piel. En la actualidad, la introducción de un símbolo concreto en las etiquetas de los productos, indica una protección cuantificada mínima contra la radiación UV-A. Este símbolo indica que el producto cumple con la recomendación de proteger tanto de las radiaciones UVB como de las UVA (en una proporción de 1/3 de UVA respecto UVB.

 

 

CONSEJOS Y RECOMENDACIONES

Para obtener un resultado óptimo de la utilización de un fotoprotector, es necesario seguir cuatro normas básicas:

  Aplicar el fotoprotector en casa, nunca en la playa o en la piscina.

  Hacerlo sobre la piel bien seca.

  Aplicarlo 30 minutos antes de exponerse al sol.

  No escatimarlo (poner lo suficiente para cubrir toda la piel que estará con mayor exposición)

Respetadas estas normas, también será necesario tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

1. Evitar las pulverizaciones de agua durante las exposiciones.

2. Evitar los perfumes y las colonias alcohólicas que contienen esencias vegetales, porque son fotosensibilizantes.

3. Elegir el fotoprotector más indicado atendiendo al fototipo.

4. Utilizarlo, aunque esté nublado.

5. No exponerse al sol entre las 11 y las 15 horas.

6. Protegerse la cabeza con un sombrero o gorra con visera; los ojos con gafas adecuadas, y los labios con protector labial.

7. Estar en movimiento. No es nada aconsejable tumbarse al sol y mantenerse inmóvil durante horas.

8. Beber agua o líquidos para evitar la deshidratación.

9. Determinados medicamentos pueden provocar reacciones a la exposición solar, los antibióticos por ejemplo resultan fototoxicos.

Recuerde: hay que empezar por un FPS alto, sobre todo la primera semana de exposición solar, e ir rebajándolo en los días posteriores, esto para lograr un sano bronceado.

10. Es importante utilizar un tipo de protector solar aunque no estés en la playa, es decir si estamos en nuestra oficina o casa, las luces artificiales, como la luz emitida por tu computadora, favorece la aparición de manchas.

 

Monique Navarro
Via BrunoVassari Cosmetics